jueves, 20 de junio de 2013

ENSAYO DE COSMOGONÍA ACTUALIZADA



ENSAYO DE COSMOGONÍA ACTUALIZADA

Consta de siete reflexiones


1.- HEMOS PERDIDO A DIOS Y ESTAMOS ENTERRADOS EN TINIEBLAS

 Todo lo que escuchamos, vimos o leímos sobre ‘lo que van a hacer’, o ‘lo que están haciendo’, desgraciadamente a esta altura, debemos decir, ‘ya lo hicieron’, el tiempo pasó, no hay vuelta atrás, como cuando muere una persona, ‘consumatum est’, la situación es irreversible.

 Notar que en las Revelaciones de María Virgen, hubo tres momentos, en el principio Ella decía que los castigos podían evitarse si había conversión, si se realizaba una verdadera Consagración y si se hacía ayuno, penitencia y oración.

 Como no se le hizo caso, sino que se hicieron ‘oídos sordos’ y las almas se dejaron seducir por el mundo, la tecnología, el progreso científico-tecnológico, crecieron en orgullo, amor propio, arrogancia, presunción, etc., llegando a creer que Dios no es necesario, por ello en la segunda etapa, lo que decía María Virgen era que los castigos ya no podrían evitarse, sino atenuarse, pasó a ser irreversible e irremediable el anunciado diluvio de castigos.

 Como no obstante no hubo reacción, no se hizo conversión, ni oración, ni ayuno, ni penitencia, ni limosna, es decir, como no se libró el combate espiritual contra satanás y los enemigos espirituales, y hasta fue peor la degradación, pues en banda se pasaron al adversario y lo eligieron adorando al becerro de oro, en las revelaciones solo pudo comenzar a decir que los castigos que componen el gran castigo, solo podrían ser retrasados, mas no atenuados, y mucho menos evitados ya.

 Por supuesto que Dios no quiere castigar a la humanidad, y no es Dios tampoco quién la esta castigando, Dios Es Padre, avisó, advirtió, como antiguamente enviaba profetas, pero, no se le hizo caso, así es que la humanidad ha elegido y preferido las tinieblas a la Luz, ha preferido adorar al becerro de oro, es decir, convertirse en humanista, materialista, existencialista, satanista, agnóstica, nuevaereana, etc., despreciando y desterrando la Voluntad Divina.

 Maria Virgen fue en estos tiempos San Juan Bautista, y la trataron como a éste, y si pide cuentas El Señor de las palabras de los profetas, tanto mas lo hará de las palabras de Su Misma Madre.

 Dios no castiga al mundo, es satanás el que ha querido apoderarse de la creación para servirse de ésta y la ha corrompido, estropeado, arruinado, aniquilado, fulminado, la ha transformado en su propia versión, porque en esto consiste siempre conquistar, tomar y transformar, no destruir.

 Logró imponer a la humanidad que no sea humana sino demoníaca. Somos y seremos humanos en cuerpo y alma, pero en espíritu corrompió a la humanidad para que ni siquiera fuera humana, sino realmente demoníaca, así es que tenemos espíritus infernales-bestiales creciendo, fermentando, en las personas.

 Se trata de nuevos seres, híbridos humanos-demonios, abominación indescriptible, pues las personas pasan a ser hijas de satanás, fundidas con éste, debido a que tienen su espíritu y por ello reina, permanece, prevalece, se impone y dispone como señor.

 El gran castigo anunciado es la mas grande ausencia de Dios solo comparable al estado post-pecado original. Esto es indiferente e insignificante para las almas enterradas en el mundo, atontadas por vicios, ambiciones, perversiones, etc., pero es lo mas grave que podía suceder y sucedió, y ya no tiene vuelta, remedio, atenuante ni nada, hemos perdido a Dios y estamos enterrados en tinieblas.

 Esto nos deja totalmente postrados ante satanás, a su disposición, a merced de sus caprichos abominables, incansables, inagotables, puede el adversario hacer de la creación absolutamente lo que se le antoje, así es que El Santo de Job, viene a ser toda la humanidad que padecerá las consecuencias catastróficas de repudiar a Dios y elegir al cerdo de oro que impera y se impone irremediablemente provocando así la Santa Ira de Dios.

 La Santa Ira de Dios, no es su enojo violento y despiadado que clama venganza ante un desprecio, es Su Misma Justicia, Es Su Ausencia, es el hecho de hallarnos en un mundo sin-Dios, lo que implica estar a merced de todos los enemigos espirituales irremediablemente.

 Se pudo haber evitado, se pudo haber atenuado, se pudo haber retrazado, pero, como de sodoma y gomorra, lo único que pudo hacer El Señor es rescatar un puñado de justos, porque el mundo, sodoma, y las religiones, gomorra, están consagradas a la destrucción total, anatematizadas, se hallan en la mas abominable desolación jamás pensada.

 Algunos dicen que es injusto, nunca Dios es injusto, y es la renovación, actualización y consumación del pecado original, por ello es en parte herencia, y en parte propio, dado que no son muchos los que hoy en día se esfuercen por obedecer verdaderamente a Dios, al contrario, si hay esfuerzo por renegar de Él, oponerse y colaborar con el adversario. Injusto es que queramos seguir permaneciendo sin-Dios cuando podemos estar con Dios.
..................
2.- TRANSFORMACIONES INFERNALES

 Cuando el adversario toma una vida en el mundo, a una persona, no la mata, salvo casos especiales, sino que la transforma, le impone su voluntad, la hace completamente suya, o sea, esclava.

 De esta manera es que va transformando a las almas, como si se tratase de cruzar animales, logrando seres bestiales, casi irreconocibles como humanos ya.

 Notar que el hombre no es hombre y que la mujer no es mujer, sino al revés en ambos casos, y encima, con orgullo, despecho, arrogancia, desafiando a Dios y a otros imponiendo ser adorados como triunfantes, no viendo que ellos mismos son víctimas de una transformación espiritual que los convierte en el contrario.

 Esto es lo que hace satanás con todas las obras y criaturas de Dios, las transforma, las convierte en lo contrario, no las destruye, sino que las aniquila en su forma original y las hace resurgir después de esa ‘iniciación infernal’ o ‘muerte mística’, como cosas suyas.

 Es necesario para él hacerlas pasar por una crisis, muerte espiritual o mística, para luego alzarlas, levantarlas, llenas de orgullo, amor propio y preocupación por sí, desesperadas esas almas por imponerse, vengarse y prevalecer exigiendo adoración, reconocimiento y aceptación.

 Lo mismo hace con las naciones por medio de la actividad de las logias, institutos como el ‘tavistok’, y toda la organización de fundaciones, ongs, etc., así como de organismos nacionales, internacionales, supranacionales, etc., de manera que los estados como los conocimos hoy ya no existen, sino que son estados transformados por una revolución infernal, sometidos al desmantelamiento y la mas completa anulación, una destrucción total.

 Esa destrucción, desmantelamiento y corrupción, son la muerte mística del estado, donde el adversario por medio de sus instrumentos en el mundo hace surgir un estado nuevo, transformado, enteramente sometido a él por medio del nuevo orden mundial imperante.

 Del estado conocido solo queda el nombre, tal vez la bandera y el himno, pero hasta el recuerdo fue cambiado, transformado, modificado.

 La revolución cultural dio la estocada final, con la que no solo el estado fue subvertido, sumido en una revolución transformante, sino que también la nación fue aniquilada y ya no existe, sino que existe un ser extraño, odioso, orgulloso, resentido, caprichoso y totalmente inútil, enfermo, vicioso, corrupto, alienado mental por elección propia.

 El estado no es estado, y la nación no es nación, así es que se ha consumado el pecado original no solo en las almas, sino a nivel general, y lo mismo sucede en casi todas las naciones del mundo.

 Estamos sometidos a la esclavitud de satanás en el espíritu y del nuevo orden mundial en la materia, que es la expresión material del reinado espiritual de satanás.

 Somos individual y grupalmente la esclava o prostituta de satanás, así es que toda la humanidad es babilonia, sodoma, gomorra y egipto, estamos ante la mas grande e irremediable corrupción material, moral, intelectual y espiritual, pero apenas se vislumbra la material cuando la padecemos, siendo que es la última en aparecer, dado que todo es consecuencia de la corrupción espiritual, de habernos apartado de Dios, de haber renegado de Él, de algo simple, de haber escupido sobre los mandamientos.

 La humanidad que se ríe, festeja, celebra, etc., en las fiestas satánicas como hallowen, carnavales, wallpurig, ‘acción de gracias’ a un cerdo caricaturesco imagen de satanás y negación de Dios, etc., no tiene ni idea de como colabora en consagrarse a satanás, en entregarse en cuerpo, alma y espíritu al adversario para convertirse en su prostituta infernal sobre la faz de la tierra.

 No es Dios el que esta castigando a la humanidad, es satanás y sus legiones, son los enemigos espirituales, a los que no hemos querido rechazar, a los que muchos les han abierto los brazos, los han buscado e invocado.
..................
3.- LA PEOR ESCLAVITUD

 Para el adversario no hay mejor esclavo que aquel que esta convencido de que es libre, de ahí la importancia del lavado de cerebros, de ahí la importancia de la adoctrinación y adiestramiento, de ahí la importancia del dibujar la realidad reinterpretándola.

 Lo que hace satanás es un proceso de transformación de las almas, donde las va engañando, les va haciendo creer determinada cosa, las va haciendo pensar de determinada manera y al final, las convence de lo que les quiere hacer creer, donde las almas para él están ‘curadas’ de su enfermedad, dejan de creer en Dios aun creyendo que lo hacen y pasan a adorarlo a Él.

 Es un lavado de cerebros y rectificación de la conducta que hace, pero no solo es algo intelectual, satanás es espiritual, por ello lo que hace es producir un cambio espiritual, transforma a las almas espiritualmente en infraespirituales, las somete a la muerte eterna, las postra en un letargo del que encima no quieren salir.

 Recordar que es inventor y maestro de la mentira, el enemigo de la salvación de los hombres, por ello, engaña, convence, hace creer a la humanidad que es libre, que hace lo que quiere, cuando en realidad acaba haciendo lo que él quiere.

 Las almas son atontadas, drogadas con soberbia, enviciadas, así es que ya no piensan, no sienten, sino que buscan vicios y perversiones, no se interesan ni por Dios, ni por la Verdad, ni siquiera por su propio y Verdadero Bien, entonces, se hallan postradas en la muerte eterna-tinieblas, solo preocupadas por sí e interesadas por satisfacerse, saciarse, conformarse, defenderse-protegerse, etc., pero olvidadas del Bien y de lo Bueno, así como del Que Es Bueno, Dios.

 Hace el adversario lo que describe G. Orwell en su novela distópica, “1984”, modifica el lenguaje para limitar la capacidad de pensar, para impedir la capacidad de apreciar la realidad verdadera, tal cual es, para poder imponer una falsa y que sea creída, dado que es entendida, mientras que la real resulta confusa a las mentes que previamente fueron lavadas, atontadas, reducidas, enviciadas, nubladas.

 Así es como se produce un orden o sistema automático, las almas no piensan sino como el adversario les dijo que debían hacerlo, y no creen, sino como el perverso les dijo que debían hacerlo, incluso, hasta practican el ‘paracrimen’, o sea, detienen todo pensamiento que puede ser ‘herético’, contrario a la realidad que él hace ver.

 Las almas se autodisciplinan, quieren evitar el ‘crimental’, es decir, el crimen de la mente, del pensamiento, se esfuerzan por pensar como hay que pensar, como esta socialmente aceptado que esta bien, y se consideran y sienten culpables si piensan, sienten o intuyen que hay una realidad diferente.

 Así es como impuso como por moda, revolución cultural, que ya no se crea en Dios, que las almas que creen sean tomadas por ‘locas’, ‘enfermas’, ‘fanáticas’, etc., donde lo que sigue es considerarlas como peligrosas y por ello dignas de condena, asilamiento, castigo, ‘reforma’, es decir, someterlas a un tratamiento para que ‘piensen bien’, como es socialmente aceptable.

 Las almas tienen miedo, se esfuerzan por creer lo que hay que creer y por hacer lo que hay que hacer, así es como el adversario ha logrado el esclavo perfecto, un esclavo eficiente que quiere serlo, que esta orgulloso y satisfecho de serlo, que si fuese liberado, añoraría las cebollas de egipto y pelearía por volver a su cueva a esconderse y pedir perdón como si hubiese hecho algo malo autoimponiéndose castigo, penitencia, deseándose la muerte.

 Para dejar a salvo el orgullo y amor propio, lo que hace el enemigo es convencer a las almas de que son libres, cosa que éstas se esfuerzan por creer para considerarse a sí mismas, ‘normalmente sanas’, ‘cuerdas’, ‘en sus cabales’, ‘normales’.

 No ven las almas que el contenido de tales afirmaciones ha cambiado, se lo ha vaciado y se lo ha llenado de inmundicias, corrupción y abominaciones, de manera que es normal, bueno, aceptable, etc., obrar mal, querer vivir sin-Dios o en contra de Él, dedicarse a vicios, ambiciones, perversiones, corrupciones, depravaciones, etc.

 Lo que hace el adversario con el alma en particular, lo hace por medio de sus colaboradores y adoradores en el mundo con todos en general, estableciendo así su reino mundial, el circo del nuevo orden donde los grupos de almas son animales que divierten a demonios, o esclavos y gladiadores que recrean el circo romano para gusto del emperador satanás, y para engaño y distracción de los mismos habitantes del mundo, ‘al pueblo pan y circo’.

 El libro de G. Orwell, era una advertencia, no un manual, sin embargo, describe lo que hizo el adversario espiritualmente con la humanidad, y lo que hicieron sus siervos, adoradores y colaboradores en lo material, imponiéndose así el doble reinado del enemigo, espiritual y material.
..................
4.- VERGÜENZA DE SER Y CULPA DE EXISTIR

 Ha logrado verter el adversario tanto por el mundo como por las religiones su doctrina, en líneas generales para todo y todos, pero siempre adaptada en lo aparente a las circunstancias y lugares.

 En esencia, todos creen y practican lo mismo, ya no hay diferencia entre unan persona de mundo y un alma fiel, piadosa o con religión, es lo mismo, todas son agnósticas en la práctica, nadie cree ya en Dios.

 Tampoco hay diferencia entre los diferentes, credos, religiones, cultos, espiritualidades mas que en lo aparente, porque en esencia todos creen y practican lo mismo, o sea, nada.

 No hay diferencia entre los habitantes de las distintas regiones, como no la hay tampoco entre los practicantes de las diferentes religiones, solo apariencias, dado que ha logrado el adversario uniformidad en la esencia, en la práctica, todos son satanistas.

 La humanidad, la creación se ha vuelto satanista, es decir, adorada de satanás.

 Esto es así porque adorar a satanás es adorarse a sí mismo, es convertirse en adversario o contrario a Dios, en rival suyo, es creer que se es dios y mas Que Dios.

 Hay quines practican el satanismo directamente, hay quienes lo hacen indirectamente, pero, no hay quién no se crea, dios, rey, señor, etc.

 Algunos dicen creer en Dios y Que Él Es Dios, pero no es verdad, en la práctica, viven como los mas directos y confesos satanistas.

 Puede decirse que la religión universal, mas allá de la new age, es el satanismo moderno, o sea, un verdadero ‘yoísmo’, la adoración del ‘yo’, cada cual se adora a sí mismo y pretende ser adorado por otros, reclama como el adversario ser reconocido, aceptado, creído, adorado, etc., en sus vanidades y abominaciones.

 Consciente o inconscientemente, voluntaria o involuntariamente, la humanidad adora a satanás ya no cree en Dios. No creyendo en Dios, las almas creen cualquier cosa, pero, en esencia, detrás de los miles de ídolos propuestos por el adversario para adorar, siempre detrás esta él, el adversario de Dios.

 El último ídolo es la humanidad misma, por ello fermenta el veneno del ‘humanismo’, que no es mas que otro nombre para ‘satanismo’, y dicho por los satanistas mismos. Al humanismo lo seguirá el ‘post-humanismo’, que es la integración de la humanidad a las máquinas.

 Tal cosa no es ciencia ficción, es realidad y ya se practica, ha comenzado por una simple adicción a la tecnología, una dependencia total de ésta, a lo que se añade la nula capacidad para pensar, discernir y para ver mas allá, donde las almas quieren ser dependientes, esclavas, les gusta.

 Ser esclavo significa no querer buscar la Verdad, no buscar a Dios, no discernir Su Voluntad, dejarse llevar por las imposiciones del adversario y de los suyos, entregarse a la muerte eterna, es decir, al orgullo-amor propio autoengañándose al decirse a sí mismo ser un dios, rey, señor, etc.

 Lo que ha conseguido el adversario es que las almas tengan vergüenza de ser y culpa de existir, así logra encapsularlas entre el miedo y la culpa, aterrarlas, esclavizarlas, ponerlas totalmente bajo su poder, debido a que las almas están convencidas de que buscar a Dios, creer en Él o colaborar en Su Revelación esta mal o es malo.

 Las almas quieren creer que lo bueno es el exaltarse, triunfar, imponerse, rebelarse, etc., no viendo que eso es miedo, preocupación por sí, negación de Dios, volverse caprichoso, rebelde y es hacer lo que el adversario quiere, colaborar en la propia autodestrucción, pedirla, quererla, construirla.

 Si una crisis produce un cambio, una crisis programada produce un cambio programado, así es que las almas no obran con libertad, sino que hasta sus reacciones están previstas, programadas, determinadas, guiadas, queremos creer que somos libres, pero no conocemos la Verdad, no conocemos a Dios, ni le permitimos Que Se Revele, de manera que solo sabemos de Dios lo que se dice de Él, que es muy diferente a lo Que Él Es.

 Doctrinas filosóficas invaden el mundo, expresan el sentir-pensar de almas oscuras y retorcidas, en tinieblas y sin Dios, luego surge lo mismo en las religiones y al final, solo se cree y piensa como demonios, o sea, como seres sin-Dios.

 Lo que es peor de saber y de ver en estos tiempos, es considerar que las almas están contentas de ser y comportarse como esclavas, y comprender por ello, que no van a cambiar, porque no quieren.

 Al sentir-creer vergüenza de ser y culpa de existir, las almas no quieren ni siquiera pensar en ser diferentes, se limitan a aceptar lo inaceptable, tanto peor si se les dice que eso que en realidad es malo y sienten como malo, es bueno por los medios de comunicación, información, desinformación, etc.

 Así es como se practica la hipocresía, y es así como estamos ante el ‘doble-pensar’ descrito por G. Orwell en su novela distópica, “1984”, tanto en lo espiritual, como en el mundo material.
..................
5.- QUINTACOLUMNISTAS DE satanás

 Lo que hace el adversario es tentarnos, inducirnos a caer, y luego acusarnos para que tengamos miedo, lástima autocompasión y queramos el castigo, aunque después, padeciéndolo, queramos vernos libres y nos disparemos en una salida previamente programada por él al efecto donde no solo renegamos de Dios, sino donde lo odiamos como si eso fuese defensa.

 Primero nos hace cómplices de sus obras, nos entusiasma, seduce, encanta, atrae o arrastra, contando para ello con un traidor adentro, ‘quintacolumnista’, y luego, se da vuelta y nos acusa, pues si ya no le servimos, o si necesita atemorizarnos para que cedamos a otra tentación, nos recuerda la caída anterior.

 Esto tiene el efecto de engañar y decir que es gusto, así como de creerse perdido y así lograr que las almas se desenfrenen.

 Al final nos tiene ‘atados’, somos cómplices de sus obras, sus mas directos colaboradores, entonces, nos hace temer por nosotros, infunde el miedo, la preocupación por sí, amenaza, hace creer en los inexorables castigos de Dios, mete desconfianza, para que mas queramos apartarnos y huir de Dios, y para que mas queramos en berrinche, desafío, demostración mentirosa e infantil de no tener miedo, desafiar a Dios y renegar de Él.

 Nos volvemos caprichosos, rebeldes, como adolescentes que fingen no tener miedo y todo lo hacen por el miedo mismo, por la preocupación por sí, provocando, desafiando, insultando, queriéndonos convencer a nosotros mismos de lo que no es verdad, que no tenemos miedo, cuando en realidad nos ahoga y sofoca.

 ‘¿Me vas a dejar?, ¿Me vas a traicionar?’, interroga el adversario, y ahí asusta al alma, la castiga, maltrata, insulta, denigra, humilla, y luego la amenaza con grandes padecimientos. El objetivo es imponer que no creamos en Dios, que tememos por nosotros.

 Esto se asimila a cualquier tortura y martirio del principio del cristianismo, pero, es realizado en forma espiritual, invisible, no entendible para el común, aunque sí padecible por todos, dado que cada uno es atado, encadenado y atormentado-castigado en su propia vida por el adversario.

 No debemos temer castigos o reproches de Dios, el castigo ya lo tenemos y lo estamos padeciendo, y es estar sin-Dios, con miedo, olvidados de Él, sumidos en la incredulidad, sometidos a demonios y a tinieblas. De todas maneras, para aquellos que no son capaces de confiar en Dios, que consideren que buscándolo, no se van a encontrar en estado peor que aquel en el que ya se hallan.

 No es Dios el que esta castigando a la humanidad, nos castigamos solos como tontos no queriendo buscar a Dios, no queriéndolo recibir, o peor, queriéndonos engañar de que lo tenemos por las vanidades que hacemos cuando en verdad no lo hemos buscado nunca, ni lo hemos recibido.

 Comprender acá la necesidad de renuncia a sí mismo, a la propia voluntad, es necesario hacer lo inverso de lo que hace el adversario a las almas, es decir, una muerte mística, espiritual, real, a sí mismo, pero no para aceptar las imposiciones y caprichos del adversario, su dominación y esclavitud, sino para entregarse a Dios y llegar a ser verdaderamente libres.

 ‘Yo soy superior y vos sos inferior’, ‘yo nací para estar encima y vos abajo’, es lo que dice satanás a las almas, y las convence, nos dejamos lavar el cerebro, pedimos perdón por querer ser libres y nos entregamos a la mas horrible esclavitud infernal.

 Si no empezamos a buscar a Dios, no lo veremos, ya lo hemos perdido totalmente de vista, es como si hubiese quedado mas allá del horizonte, por lo que se ha vuelto de noche en las almas y en el mundo, reinando los cerdos infernales sobre la faz de la tierra e imperando el gran cerdo, gran hermano, en lo espiritual, pues la humanidad esta de cabeza, enterrada en su propio abismo-nada, mirando su ombligo y contemplando a satanás.

 Si creemos la mentira del adversario, que él es dios, que es mejor que nosotros, etc., somos y seremos esclavos, y así cómplices en la destrucción que quiere hacer de la humanidad y de toda la creación.

 Notar que es su obsesión alienante, angustiante y desesperante desde el principio de su caída-negación a Dios, desde su pecado original contra Dios, el querer ser adorado como dios y como mas que Dios aun. Los que le creen, no pueden sino volverse alienados como él, y es así como estamos ante una alineación colectiva.

 Esta alineación colectiva, mentira generalizada, es una gran hipocresía y es una falsa realidad, es la vida habitual del ‘doblepensar’ descrito por G. Orwell en “1984”.

 El alma orgullosa, satisfecha de sí, que cree que hace lo que quiere, esta loca por voluntad y elección propia, debido a que la verdadera locura consiste en prescindir de Dios, renegar de Él, en comer el fruto prohibido, es decir, juzgar por sí mismo con soberbia, presunción y miedo, lo que es bueno y lo que no lo es.

 Eso es malo directamente, porque hundidos en nosotros, llenos de miedo y preocupación, queremos ser adorados, exigimos ser obedecidos, y es así que empezamos a ver como bueno a lo malo y como malo a lo bueno, no viendo que es la forma en la que caemos en el abismo o estanque de la inútil e infernal preocupación por sí.

 No es bueno elegirse a sí mismo y prescindir de Dios, es malo, porque es hundirse y perderse en la propia nada para llegar a tener miedo y para acabar por solo preocuparse por sí egoísta y perversamente, dedicándose con miedo a tratar de imponerse y prevalecer.

 En este estado de tinieblas, oscuridad, de prescindencia voluntaria de Dios y de Su Revelación, o sea de ausencia total de la Verdad, puede el adversario decir, ‘esto es verdad’, y las almas que tienen al traidor adentro, un espíritu de miedo, orgullo, preocupación por sí, lo creen.

 Esto es lo que G. Orwell describía bien en la novela precitada al decir que si ‘el partido’, dice que dos mas dos es cinco, es así y no cuatro, e incluso que puede llegar a ser tres, o aun cuatro, tres y cinco a la vez porque el partido imperante lo dice.

 Hallándonos en tal estado sin-Dios, sin Verdad, sin Su Espíritu e inundados de amor propio, ahogándonos en el orgullo, es como llegamos a creer todas las mentiras que dicen los gobernantes conspiradores serviles a los bancos y entidades financieras.

 Nuestro ‘yo’, lleno de miedo y preocupación, orgulloso y satisfecho de sí, cree las mentiras que el adversario nos quiere hacer creer, porque es un traidor, quintacolumnista, al servicio de satanás. La misma función cumplen los gobernantes eternizados en el poder que se fingen democráticos, hacer creer a los pueblos que somos libres, que nuestra nación existe, que el estado es todo y que todo es de todos cuando en realidad no somos libres de pensar, decir, elegir, hacer o no hacer, debido a que todo esta acotado, condicionado, encaminado, encarrilado.

 Así es como también, apareciendo el anticristo, supuesto salvador, es señalado como tal por el traidor interno, y es así como es creído, seguido, adorado.

 Así es como se adora la imagen de la bestia, tanto en el corazón, que es la personalidad, como en las naciones que es el nuevo ser nacional a medida del nuevo orden, y también como es adorada en el mundo su imagen, que es la cabeza de la nación imperante en este tiempo y de la religión que era elegida hasta este momento.
..................
6.- ¿POR QUÉ NO SE LIBRA EL COMBATE ESPIRITUAL?

 Un alma no es destruida impunemente por el adversario por su solo capricho, satanás no tiene semejante poder, es destruida porque colabora en ello, porque lo quiere el alma misma, y porque hasta lo ejecuta.

 Puede el adversario querer hacernos padecer, destruirnos, aniquilarnos, por sí o por otros, pero, si queremos a Dios, lo buscamos, elegimos, renunciando a nosotros mismos, no solo lo derrotamos, sino que lo vencemos, y así no solo nos beneficiamos, sino que también beneficiamos a muchos porque colaboramos en la Victoria del Señor, Que Es Su Vuelta-Venida.

 Considerar que es un cerdo caprichoso, celoso de él mismo, desesperado por lograr ser adorado, no ha descansado, ni lo hará hasta concretar su capricho, es decir, nunca, de manera que no va a desistir de su intento de satisfacerse, por lo que nos va a buscar, perseguir, molestar, asediar, atormentar siempre.

 Tal capricho infernal solo puede ser defendido por Dios, y Dios solo lo hace si lo queremos, pedimos, si lo buscaos a Él, si renunciamos a la complicidad-esclavitud de satanás, o sea, si buscamos y colaboramos en Que Se Haga La Voluntad de Dios en nuestra vida y en el mundo.

 La defensa contra el adversario es la Venida-Vuelta del Señor, su Triunfo y Victoria, lo que consiste en que creamos en Él, que confiemos en Su Amor y en que perseveremos en el tiempo hasta el fin, pues como lo dijo El Señor mismo, “El Que Persevere Hasta El Fin, Se Salvará”.

 El Señor no Viene-Vuelve por casualidad, lo hace si lo buscamos, llamamos, si hay conversión, si renunciamos  a los enemigos espirituales por elegir a Dios, si renunciamos a nosotros mismos para elegir y colaborar en Que Se Haga La Voluntad de Dios.

 Tenemos que rechazar al enemigo siete veces para llegar a ser verdaderamente libres, para comenzar una vida nueva sobre la faz de la tierra, es decir, en comunión con Dios, con-Dios en el mundo sin-Dios.

 La primera victoria es contra satanás y sus demonios, la segunda es contra el mundo, lo suyo y los suyos, la tercera es contra la carne y los vicios, la cuarta sobre la muerte, la quinta es sobre la bestia que surge del mar, la secta contra la bestia de la tierra, y la séptima y última contra la estatua o imagen.

 Solos no podemos vencer, sino que acabamos perdiendo siete batallas y adorando a siete enemigos perteneciéndole así a satanás siete veces sobre la faz de la tierra lo que es consagrarse y pertenecerle para siempre.

 La vida común como esta orientada hoy en día, es para elegir al adversario, postrarse ante él y los suyos y adorarlo así siete veces, eligiendo en definitiva pertenecerle para siempre, fundiéndose totalmente con él, consagrándosele por entero.

 Las batallas se libran en la vida diaria, “Milicia es la vida del hombre sobre la faz de la tierra”, dijo El Santo de Job, y consisten en que el enemigo por él mismo o por los suyos, quieren imponernos mentiras, hacer que nos elijamos a nosotros mismos y reneguemos de Dios.

 Comprender acá la importancia de renunciar a sí mismo, pues los engaños de los enemigos son siempre tendientes a hacernos creer que nos elegimos a nosotros, cuando en realidad, directa o indirectamente los estamos eligiendo a ellos, adorándolos, entregándonos, permitiéndoles el acceso a nuestra vida, porque rechazamos a Dios.

 Diariamente debemos renunciar a nosotros, a la propia voluntad, para poder ser liberados, purificados, Salvados por El Señor, la Revelación de Dios, pero, si no buscamos al Señor, si le impedimos Que Se Revele, si seguimos encerrándonos en nosotros, encaprichándonos, estamos y estaremos perdidos, nos abismaremos irremediablemente en nuestra nada para perdernos en la eterna nada como hijos de la nada que es la muerte, la ausencia de Dios, e hijos de satanás, que es la rebelión contra Dios.

 Esas siete batallas se libran en múltiples combates diarios, son a lo largo de la vida y tiene duración diferente según las almas, pero el proceso es igual para todos.

 Si colaboramos con Dios, podemos ir obteniendo victorias sobre los enemigos espirituales diariamente, y luego, en la batalla decisiva, pudiendo así rechazar a cada uno de los enemigos, y pudiendo alcanzar la verdadera libertad de los hijos de Dios.

 La verdadera libertad de los hijos de Dios, no consiste en aprender y repetir una doctrina de dudosa procedencia, tal vez inspirada por satanás mismo que ha reescrito y reinterpretado las religiones, sino que consiste en amar a Dios, elegirlo verdaderamente, cosa que ocurre solo si aceptamos Su Voluntad.

 No aceptamos Su Voluntad si no colaboramos en Que Se Revele, si le impedimos Que la Revele, por ello es que ya comenzamos a obtener la victoria si elegimos a Dios y lo buscamos, aunque cueste encontrarlo.

 Cuesta encontrar a Dios porque debemos remar contra la corriente, es decir, vencernos y vencer a los enemigos, las tinieblas interiores y exteriores, pues aunque nos encontremos en la primera etapa, por ejemplo, también van a asediar, molestar, perturbar y concurrir a la batalla los enemigos de las otras seis etapas.

 Es al efecto didáctico y para tener un orden o idea general de lo que ocurre, son siete batallas y son particularmente contra los enemigos mencionados anteriormente, pero, en cada combate concurren también los otros, porque todo se interrelaciona, nada es aislado o estancado.

 Lo esencial, importante, es renunciar siempre a sí mismo, elegir a Dios, buscar Su Voluntad, querer Que Se Haga, Reine y Triunfe, perseverando en tal elección, decisión, porque así es como llegamos a tener una verdadera voluntad propia distinta de la infernal impuesta por herencia y por elección propia.

 Las siete batallas principales mencionadas, son etapas de un proceso de crecimiento espiritual, y también, al concluir cada una, al obtener la victoria sobre los enemigos espirituales, al ‘precluir’ cada una de las etapas procesales, somos Sellados por cada uno de los Siete Sagrados Dones del Espíritu Santo.

 Si no libramos los combates, somos dominados dócilmente por el adversario y hasta colaboramos con él en que nos haga esclavo, y es así como las nuevas generaciones ya nacen esclavas, pues no se sabe sobre Dios, no se sabe nada bueno, útil y verdadero, solo vanidades, nadie realiza el combate espiritual, y así, no hay verdadera libertad.

Nº de
batalla
Don del
Espíritu Santo
Enemigo a
vencer
1
Sabiduría
Demonio
2
Fortaleza
Carne
3
Consejo
Mundo
4
Entendimiento
Muerte
5
Santo Temor
de Dios
Bestia del
mar
6
Ciencia
Bestia de
tierra
7
Piedad
Estatua o
imagen

..................
7.- satanás IMPERA Y SU ORGANIZACIÓN REINA

 Las nuevas generaciones surgen, nacen, vienen, después de la revolución de satanás, después que hizo su revolución e impuso su dictadura, de manera que ya todo lo anterior esta borrado y les inaccesible, creen respecto de Dios lo que quieren creer y lo que se les dice que debe ser creído, lo nuevo inventado por la falaz pluma de los escribientes, o de los reescribientes, los revisionistas inspirados por satanás.

 Logró el adversario imponer a nivel general una revolución, la que hizo como dice G. Orwell, para imponer una dictadura, y una dictadura perpetua, disfrazada hipócritamente de democracia, tanto en las naciones, como en el mundo, pero tal cosa es posible porque logró hacerlo en el espíritu.

 Hoy en día nadie lo combate, al contrario, se lo adora, no tiene oposición real, las religiones no aman a Dios, no realizan el combate espiritual contra los enemigos espirituales, son serviles al adversario, prostitutas drogadas de soberbia y hundidas-perdidas en babilonia-sodoma-egipto, es decir, en el mundo.

 Dice el precitado autor en su novela, “1984”, que el que controla el presente, controla el pasado, y que el controla el pasado, controla el futuro. Controla el presente el partido dominante, y controla el pasado porque controla las mentes y lo que fue escrito-grabado-registrado. Controlando así el pasado, controla el futuro porque determina lo que se hace y lo que no.

 De esta manera el adversario controla el presente de las almas, como de las naciones y del mundo, por lo que inventa una apreciación-idea-juicio de lo pasado, y determina lo que se hace en el futuro.

 Así es como el control es total, las almas creen que ser libres es tal o cual cosa, y de esta manera no quieren rebelarse, incluso no sienten ni necesidad, ni deseo de hacerlo, pues están convencidas de que son libres, se conforman con lo que tienen.

 Comprender acá el combate que libra el enemigo no solo por borrar la Verdad e imponer la mentira, sino por evitar que surja, porque con el correr del tiempo, ya habrá sido olvidada toda verdad y solo prevalecerá la versión oficial, aquella que satanás quiere para dominar o controlar al alma individual, como a las naciones y el mundo.

 Todos hemos padecido cosas difíciles, humillantes, traumáticas, y nos defendemos contra recuerdos dolorosos consecuentes queriendo olvidar, haciéndonos amar, adorar y obedecer, eso es entregarse a la revolución satánica, porque es renegar de Dios, elegirse a sí mismo miedosamente e internarse en tinieblas irremediablemente sin querer salir, porque no queremos dejar de preocuparnos por nosotros, de dedicarnos a hacernos adorar, obedecer, servir, etc.

 Dedicados a tales cosas, con el correr del tiempo, no queremos hacer otra, no es concebible, y encima, como crece el vacío interior, la falta de Amor-Verdad-Dios, crece el miedo, y consecuentemente, la preocupación, de manera que menos aun con el paso del tiempo queremos prestar atención a Dios.

 Así es como estamos sumidos en tinieblas, encadenados por el adversario y no queriendo salir, no queriendo renunciar a nosotros, desesperados por lograr ser amados, suponiendo que eso es salvación y huyendo espantados de la Humildad, de la vida en la Verdad, que es adorar a Dios, obedecerlo y querer Que Él Sea Amado, Adorado, reconocido, aceptado, etc.

 Notar que las almas que han rechazado a Dios, creen que se adoran y hacen adorar, pero, es lo contrario a lo debido, hacen adorar su orgullo-imagen-personalidad, que es la ausencia de Dios, y por lo tanto, la presencia del adversario y el signo de su esclavitud, de su postración en la muerte eterna de donde no quieren salir.

 Cada uno esta encerrado en sí, dedicado a tratar de obtener una victoria personal, la que considera que consiste en hacerse adorar, servir, obedecer, y la verdad es que tal cosa es una real derrota espiritual, porque es convertirse en demonio, es llegar a ser como satanás y es condenarse a serlo por y para siempre.

 La victoria personal consiste para la humanidad de hoy en volverse caprichoso, inútil, celoso de sí, orgulloso y en compartir los vicios y perversiones del adversario, es rebelarse contra Dios y estar satisfecho de ser sin-Dios sobre la faz de la tierra, incluso creyendo que se ama a Dios o se lo adora porque se aprende algo de Él y se repite, o porque se hace algún acto de caridad y se cuida una fingida e hipócrita imagen de piedad.

 Nos hace temer una cosa el adversario para que, justamente, tengamos miedo, y es ahí donde entra, donde nos ponemos de cabeza, prescindimos de Dios y nos domina, comenzando de esta manera su proceso de transformación, sometimiento y esclavitud total, porque cuenta con un colaborador, su quintacolumnista en nosotros, que es ese miedo-yo-orgullo-amor propio-preocupación por sí.

 En las naciones hizo lo mismo por medio de su linaje maldito. En nuestro país infiltró la subversión, la que estaba siendo derrotada en el principio, pero después, un golpe de estado gestado por la masonería, solo hizo apariencias de oponerse y de defender contra la subversión, mientras lo que hizo en realidad fue comenzar un ‘proceso de reorganización nacional’, consistente en la aniquilación del estado y el exterminio de la nación.

 Para librarse de un colaborador, el adversario siempre hace lo mismo, lo hace odiar así como antes lo hizo adorar para que fuese aceptado. Ahí es que hizo caer a esa dictadura en una trampa, la guerra por Malvinas, tal vez creyeron los dictadores de aquel entonces que iban de paseo, cuando la verdad es que desafiaron al imperio, a la mamá reina, y no solo a inglaterra, sino a toda la pandilla de la otan.

 Por supuesto que la guerra estaba ganada contra solo inglaterra, pero, no fue solo contra los piratas de siempre, sino contra todo su imperio entre sombras, así es que toda la patota de la otan reaccionó y colaboró, entonces la derrota fue humillante.

 La guerra no terminó cuando cesaron las acciones bélicas, ahí comenzó la continuación de la guerra por otros medios, inglaterra y la masonería, que ya eran dueños de gran parte de nuestro país, pudieron avanzar otra etapa en convertirnos en colonia del nuevo orden, una nación de la comonwealt.

 El pretexto fue la guerra, un justificativo para no dar mas libertad a la Argentina, para aniquilar y liquidar las fuerzas armadas y para someternos a tributos compensatorios de guerra.

 Presidente tras presidente fueron ejecutando los planes de transformación queridos por la masonería, de manera que no existe Argentina como la conocimos, notar que cada uno fue encargado de ejecutar una etapa para llevarnos a la postración total.

 La muerte del estado se produjo con la firma del Acuerdo Anglo-Argentino de Madrid del 15 de febrero de 1990,   DECLARACION CONJUNTA DE LAS DELEGACIONES DE LA ARGENTINA Y DEL REINO UNIDO, firmado por menem y cavallo con inglaterra.

 La muerte de la nación se produjo con la transformación cultural realizada por la dictadura krichner en diez años de transformismo e imposición del socialismo como tal, mientras la economía es capitalista-conservadora en garras de los socialistas fabianos asentados en los bancos y entidades financieras controlados desde londres.

 La prueba de esto esta en que mañana, 20 de junio de 13, en el día de la Bandera, tendremos otro acto cultural con colores abominables, con espectáculos infernales como el padecido en el aniversario de la revolución de mayo, que no son otra cosa mas que un real aquelarre infernal general.

 Tanto en lo personal como en lo general, el adversario siempre hace lo mismo, nos hace caer, luego acusa, así es como primero alzó la dictadura militar y con la trampa de la guerra la hizo caer, luego alzó la dictadura aparentemente democrática, donde todos quisieron creer que se había acabado la dictadura, pero no fue mas que un paso mas en el proceso de destrucción del estado, y luego de la nación.

 No hemos vivido en real democracia, no hemos elegido al votar, no somos dueños de nada, y es porque no lo somos primero en el espíritu, no hemos creído en Dios, no lo hemos buscado, no lo amamos, no lo adoramos, nos dejamos vencer-convencer por el adversario adorando la mentira, volviéndonos cómplices, queriendo ser esclavos, y lo que es peor, a tal inercia material, moral, psicológica y espiritual, no hay ni siquiera voluntad de buscar lo Bueno y Verdadero, de querer salir de las tinieblas, de querer volver a Dios.

 Desgraciadamente solo nos queda pasar a la etapa siguiente, una falsa salida, falsa resurrección, un engaño total, el anticristo instalado, un aparente salvador que solo viene a hacer lo que debe, cobrar impuestos y tributar a la corona, mantener el orden y control, las herramientas para ello ya le han sido preparadas, el estado y la nación están postrados ante la muerte.

 Tal cosa implica necesariamente un cambio de régimen, como siempre, aparente, no real, pues como se sabe desde el principio, cambia todo para que nada cambie, cambian las apariencias, no hay libertad, ni liberación real, solo propaganda, desde las sombras, somos y seremos esclavos, satanás en lo espiritual impera, y su organización mundial reina.

 Las generaciones han sido arruinadas, las juventudes corrompidas, las sectas dominan, solo hay vicio, perversión, corrupción, indiferencia infernal tanto en lo material, como en lo moral y espiritual, cada uno se dedica a sí, a su éxito personal y egoísta que es una derrota espiritual.

 Lo que sigue es un dictador disfrazado de democrático tratando de mantener el orden, como ocurrió en venezuela, si bien se libraron de un dictador, asumió otro, como siempre, con fraude.

 De las siete etapas del combate espiritual, las siete batallas, como conjunto, como país, nos hallamos finalizando la cuarta etapa, aquella que consiste en que tanto el estado como la nación sean sometidos por el adversario y sus colaboradores e instrumentos en el mundo a la muerte espiritual.

 Lo que debemos hacer es vencer la muerte, que es el olvido de Dios, renegar de Él, apartarse de Su Voluntad, y así empezar a participar en la Resurrección. Las almas que no quieran tener fe, o que quieran tener una fe falsa, quedan con el espíritu del adversario y sujetas a la muerte eterna en su interior, perdidas en las tinieblas, confundidas, adorando cualquier cosa menos a Dios.

 Es evidente que hubo y hay un Juicio Final, las almas que eligieron al Señor, que lo aceptaron, que lo siguen en su Voluntad, son colocadas a su derecha, tienen su Espíritu, pero las que no lo hicieron, son colocadas a su izquierda y carecen de su Espíritu, creen en su vida personal cualquier cosa, están llenas de orgullo-miedo-presunción, y creen en el mundo cualquier cosa siguiendo al anticristo y los múltiples anticristos.

 Comprender una cosa esencial del combate espiritual, gana el que pierde, es decir, no gana el combate espiritual el que hace lo que quiere, sino el que renuncia a su voluntad para Que Se Haga La Voluntad de Dios, por ello, aunque nos duela ver corrompido y arruinado a nuestro país en todo aspecto, lo mejor que podemos hacer es buscar a Dios, Su Voluntad, sobrevivir en el mundo de tinieblas y colaborar en la Vuelta del Señor para Que Él Venza a los enemigos interiores y exteriores, a todos los enemigos espirituales de las almas y del mundo.
..................




No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRAN AVISO, APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES

GRAN AVISO , APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES 1.- Para meditar: En el domingo de la Santísima Trinidad , Argentina ...