martes, 4 de junio de 2013

LOS MISTERIOS DE SATANÁS, SIETE REFLEXIONES



LOS MISTERIOS DE SATANÁS, SIETE REFLEXIONES



1.- LA VERDAD SOBRE SATANÁS

 Si hay algo que debemos aprender sobre el adversario, es que fue, es y será un maldito chanta embustero, un charlatán jactancioso preocupado por él mismo e interesado solo por sí mismo, un cobarde que no hace otra cosa mas que pensar en su ego, dedicarse a conformar y defender su orgullo, en definitiva, un completo inútil.

 Amenaza, intimida, habla y habla, pero, es porque es, un verdadero inútil incapaz de realizar todo lo que dice, un bueno para nada, o en realidad aquello que quiso ser, un maldito pedazo de nada que delira de orgullo, se jacta y pavonea, un embustero mentiroso que solo quiere hacer creer sus mentiras-delirios.

 Siempre fue un inútil, lo que se dice, ‘un cero a la izquierda’, pero, como todos los infelices que deliran de soberbia, se preocupa por ocultarlo, disimularlo, por hacernos creer que es dios, grande, poderoso, etc., cuando en realidad el cerdo no puede ni moverse por sí mismo.

 Puede hacer creer lo que se le ocurra, pero la verdad es que no sirve para nada, es un maldito descarte, porque en eso se convirtió al volverse delirante de soberbia y llenarse de orgullo, al perderse dentro de su misma abominación.

 Como todos los chantas, no solo no reconoce su inutilidad, miseria, incapacidad, el ser bueno para nada, sino que lo oculta, disimula y trata de hacer creer con palabrerío apabullante que es algo grande, importante, temible, etc.

 Busca obtener admiración o intimidar a las almas, no con todas obra de la misma manera, y no siempre lo hace de la misma forma con cada una, sino que alterna uno y otro método, porque para él, lo principal, su objetivo, es que le crean, que lo miren, acepten, adoren directa o indirectamente.

 Esta honda, angustiante y desesperadamente preocupado por él mismo, esta hundido en su agujero-abismo, él es su única y principal preocupación, por ello, se desespera por lograr ser tomado en cuenta, visto, no ignorado, pero, no y nunca según lo que realmente es, sino siempre según lo que dice, cree y hacer creer que es.

 En definitiva, quiere ser visto y creído en su imagen, adorado en esa fachada, por lo que en sus delirios de orgullo dice ser.

 Se comporta como esas mujeres exageradamente preocupadas por su exceso de peso que quieren ocultarlo como sea y usan ropa varios talles menores, no queriendo aceptar lo que es evidente, y acabando por volverlo mas visible y evidente cuando desean ocultarlo de esa manera a los ojos de otros.

 Esta desesperado por su imagen es como cualquier adolescente idiota de estos tiempos que no sirve para nada, un verdadero infeliz, preocupado solo por aparentar, por fingir, y por ser visto, aceptado, creído y adorado en ese fingimiento.

 Quiere hacer creer a todos que es dios, por ello a unos los compra con dones, a otros los engaña, a otros los seduce, a muchos los persigue, intimida y asusta, pues aun sigue insistiendo con su ya mas que pasado de moda querer ser dios.

 Es un maldito cerdo que no va a descansar hasta consumar su venganza, no se va a dar por vencido hasta imponerse como dios en el mundo, hasta ser adorado como tal, pero, ¿Y después qué?, después que se alce a la cúspide del mundo, solo le quedará caer, como todo lo que procede de abajo y se eleva a sí mismo desafiando a Dios.

 La cuestión es que, cuando caiga por su propio peso el cerdo infernal, lo hará arrastrando a muchos, a los que le han creído, han colaborado, a quienes han destruido el mundo y corrompido a la humanidad para conquistarlo, para instaurar su maldito reino de tinieblas, el nuevo orden mundial.
.................
2.- PODEMOS EXISTIR SIN DIOS, PERO NO SER

 No le tembló la Mano a Dios cuando tuvo que permitir que su pueblo elegido fuese al destierro, Él advirtió, envió mensajeros, levantó profetas, pero, no quiso su pueblo comportarse como su pueblo, sino que quiso ser rebelde, de manera que el castigo se hizo inexorable.

 Como se dice comúnmente, el mismo pueblo ‘pidió a gritos’ su destierro, no solo era rebelde, opositor a Dios, sino que orgulloso, soberbio, mas que autosuficiente, arrogante, lo que mereció que probara las consecuencias de sus delirios de soberbia, que conociera a su patrón.

 Dios como Padre, avisa, advierte, quiere corregir, pero, si somos rebeldes, caprichosos, tercos y testarudos, no podemos sino conocer las consecuencias de ir solos en las tinieblas, y encima contra Dios, lo que es como decir, que no nos queda otro camino que probar lo que somos amargamente.

 No somos diferentes al adversario, somos engendros de demonios, o demonios en gestación, pues carecemos de amor a Dios, y no solo no lo amamos, sino que tampoco queremos hacerlo y hasta lo combatimos, alegrándonos como idiotas en prescindir de Él.

 Es por ello que nos hallamos en una situación similar a la del que fue el pueblo elegido, demostrando que queremos merecer las consecuencias de los actos soberbios y orgullosos, de esa habitualidad en la rebeldía, o sea, que queremos el destierro.

 Babilonia en estos tiempos es el nuevo orden mundial, ese dominio del mundo en las garras de una banda de delincuentes que solo piensan en el oro y en el poder, la nobleza negra descendiente de satanás que se reúne regularmente en el conocido, ‘club de los 300’, sobre el que puede leerse el libro escrito por el dr. J. Coleman.

 Permite Dios semejante atrocidad porque es la manera en la que veremos nuestra abominable atrocidad, esa des-piedad, la falta de amor verdadero a Dios, a sí mismo y al prójimo.

 No nos castiga Dios, es consecuencia, nosotros hemos querido un mundo sin Dios, sin Amor, Sin Verdad, hemos querido pasar por la faz de la tierra como demonios dementes de orgullo y soberbia entregándonos a vicios y perversiones no importándonos nada de nada, ni de nadie.

 Tanta ha sido la soberbia, y tanto y tan grande el delirio de orgullo, que entramos en tinieblas alegres como ovejas al matadero, o como dijo el Cnl. Seineldín, que advirtió sobre los riesgos del nuevo orden mundial, y por ello fue perseguido, ‘inermes, caminando de rodillas y con las manos en la nuca’.

 El pueblo que fue elegido antiguamente, fue propiamente desterrado, llevado cautivo a otro territorio, pero, nosotros somos desterrados en la propia tierra, todo el mundo es babilonia, y hemos llegado a ser unos extraviados en la misma creación.

 La soberbia nos ha puesto de cabeza hasta volvernos delirantes absolutamente de orgullo, hasta convertirnos en unos idiotas por voluntad-elección propia, y comprobando amargamente nuestros límites, todavía seguimos llenos de soberbia, o lo que es peor y mas abominable, confirmamos que queremos ser unos delirantes de soberbia, verdaderos mentirosos, chantas, embusteros preocupados por su maldita imagen, mas no por llega a ser verdaderamente.

 No importa ser, sino parecer, las apariencias es lo que ahoga, preocupa e interesa en estos tiempos, no vemos ni donde estamos parados, no nos interesa nada ni nadie, ni siquiera nosotros mismos, nos dejamos llevar como ovejas al matadero, entramos en tinieblas, nos llenamos de orgullo y nos convertimos en pequeños demonios, queriendo permanecer en ese estado de ser sin Dios para siempre.

 Entramos en pánico, nos preocupamos solo por nosotros mismos y no nos importa masa nada, ni nadie, somos presas del miedo, nos ahogamos, sofocamos y nos volvemos unos demonios furiosos que solo saben y quieren odiar, protestar, renegar, quejarse, no viendo que ese es el principio de la ruina.

 Debemos empezar a buscar a Dios, y ya no alcanza con arrodillarse, deberíamos postrarnos para poder liberarnos un poco de orgullo, pidiendo a Dios que nos salve de la delirante soberbia despreciativa, venenosa, odiosa y perversa que queremos hacer vale por sobre todo y todos.

 No vemos que nos estamos arruinando, que por soberbia nos volvemos nada y menos que nada, que solo tenemos delirios, fantasías, que somos esclavos del enemigo mientras queremos creer y hacer creer que somos dioses y que podemos existir sin Dios.

 Si bien podemos existir sin Dios, no podemos ser sin Dios, considerar que el adversario existe, pero no es, ni será por mas que diga ser, y lo mismo nos ocurre a todos, porque El Que Es, Es Dios, y Solo Él Es, nosotros participamos en su Ser, tenemos Vida, cuando lo dejamos Ser, cuando dejamos Que Haga Su Voluntad, pues mientras lo rechazamos, mientras mentimos y decimos que somos nosotros, Él no Es en nosotros, de manera que no tenemos mas que vacío y desolación, orgullo, mentiras, un engaño del que somos víctimas y que queremos hacer creer a otros.
..................
3.- PARECE QUE NO ESTA, PERO ESTÁ

 Estamos tan desesperados por ocuparnos por cuenta propia de nosotros mismos que no dejamos a Dios que sea Dios, así es que, tanto los que desean ser dioses y reyes del mundo, como quienes en la práctica lo son también, aunque hipócritamente lo nieguen con la boca fingiendo piedad, se oponen a Dios, prescinden de Él y perecen víctimas de su falta de Fe.

 Lo que le interesa destruir y aniquilar al adversario lo que quiere imponernos es que no tengamos fe, que la perdamos si la hemos llegado a tener, que reneguemos, abjuremos, etc., o peor aun y mas común en estos tiempos, que digamos tenerla y nos llenemos de orgullo hasta ostentándola, pero, que no la tengamos en realidad.

 Los primeros engañados somos nosotros, los primeros presos del embuste, somos nosotros que queremos creer que creemos y aparentar que lo hacemos cuando no es verdad, cuando en los hechos, queda demostrado que no confiamos en Dios, no creemos en su Amor, sino que vivimos en un agnosticismo práctico abominable.

 También es abominable, despreciable, quienes practican satanismo cuando dicen creer en Dios, o sea, aquellos que confían en sí mismos y que dicen que la fe es en sí, eso es satanismo puro, es lo que se enseña en la ‘new age’, antes llamada, ‘conspiración de acuario’, o también, ‘religión inventada por la otan’.

 Hay quienes dicen creer en Dios, tener mucha fe, pero, en la práctica, en los hechos, se comportan como personas sin fe, demuestran estar llenas de orgullo y soberbia, son otros tantos anticristos de estos tiempos, pues son almas embusteras, chantas, charlatanas como satanás mismo que mora en ellas debido a su desbordante orgullo y su angustiante y desesperante deseo de adoración.

 Tener fe no es hablar de Dios, no es solo aprender y repetir una doctrina que generalmente es solo humana, o peor, humanista, otras veces fundamentalista y a veces, satanista, tener Fe es colaborar con Dios, aceptarlo, discernir Su Paso e intervención en la vida personal y no oponerse.

 Tenemos fe cuando le prestamos atención a Dios, no cuando queremos que Él nos preste atención a nosotros, nos haga caso o nos adore, adule, conforme, de la razón o tome en cuenta como los que hacen cualquier cosa para obtener esto fingiendo piedad ante los ojos del mundo y de Dios.

 No importa lo que nosotros pomazo hacer supuestamente, ni lo que digamos saber, tener, etc., todo eso es nada, es vanidad, engaño, son mentiras que nos decimos a nosotros para conformar el orgullo y pretender suplir la Fe. Lo importante es prestarle atención a Dios, colaborar con lo que Él quiere hacer en nosotros, y por medio nuestro a la vez.

 ¿De qué sirve decir que tenemos Fe, si cuando hay que ejercitarla no la usamos sino que demostramos que la hemos perdido que nunca la hemos tenido?, debemos abrir los ojos, dejar de engañarnos, no mentirnos a nosotros mismos y pedirle al Señor que aumente nuestra Fe, y a la vez, usarla, emplearla, ejercitarla, ponerla por obra.

 Debemos perderle el miedo a Dios, dejar de querer controlarlo, someterlo, vencerlo, de querer servirnos de Él o de querer imponerle que nos mire, ame, preste atención, porque tales cosas son las que hacemos siempre por orgullo, miedo, vanidad, preocupados por nosotros y faltos de Fe, o sin usar la Fe que decimos tener.

 Es en las dificultades, adversidades, ante un peligro en el que nos hallamos o que es inminente que debemos tener Fe, confiar en Dios, creer en su Amor.

 La fe en tales casos no es que Dios va a oponerse y no permitir lo que nos asusta, preocupa o no queremos, sino que va a estar realmente con nosotros, como lo estuvo con los deportados, desterrados, porque somos su pueblo, es creer que, a pesar de que parece que no esta, Él Verdaderamente está.
..................
4.- LOS SECRETOS DE SATANÁS

 Lo que hace siempre el adversario es darnos una oportunidad de odiar a Dios, de enojarnos contra Él, por ello estudia a cada uno y busca donde nos es fácil odiar, tendiéndonos la trampa en ese sentido.

 Nos hace una trampa personalizada, dirigida especial y exclusivamente a cada uno, con nombre y apellido, como hecha a medida, porque nos estudia, nos observa, nos escucha hablar, se halla presente en nuestras vivencias cotidianas.

 Lógicamente, no él mismo o por sí mismo siempre, salvo casos especiales, pues, no es dios como dice, quiere creer y hacer creer, no puede estar en todos lados a la vez, es inútil y limitado.

 También considerar que esta mas que preocupado por él mismo, entonces, no puede ocuparse de otra cosa, de manera que siempre tiene colaboradores, siervos, tontos que cumplen sus órdenes y ejecutan sus directivas.

 Comprender por estas razones el motivo por el que se desespera por consolidad el nuevo orden mundial, él, el cerdo que dice ser dios, no puede estar en todos lados a la vez como Dios, de manera que se asegura un reino de sometidos organizado piramidalmente.

 Para la humanidad en general, la oportunidad de odiar a Dios es el nuevo orden mundial, un mundo sin Dios donde los siervos de satán, exterminada por medio de hambres, pestes y guerras, a un tercio de la población mundial sin que les tiemble el pulso, sin siquiera sentirse culpables, sin pensar siquiera que mañana estarán ante Dios, y no para adorarlo precisamente.

 El mundo como esta diseñado y construido en estos tiempos, es blasfemo, absolutamente contrario a Dios, verdaderamente satanista, de hecho, el satanismo y la brujería se enseñan en universidades como si fuesen carreras de grado, demostrando hasta donde puede llegar la estulticia humana, y también, gozan de amplia difusión en los medios de comunicación, que son medios de lavado de cerebros.

 Las oportunidades para odiar a Dios son múltiples, desde el ignorarlo, hasta el sentir abominación, repulsión y odio visceral contra Él, a la vez que son múltiples las oportunidades para ver al maldito ‘gran hermano’, de este nuevo orden mundial que es satanás mismo, el que se halla en la cúspide de la organización adorado como si fuese dios, cuando en realidad, es un inútil, un inservible, un demente por elección propia al alienarse o extraviarse en su orgullo.

 Considerar que una de las marcas de la bestia, es justamente, aquella en la que dos triángulos equiláteros se entrelazan estando uno invertido para formar la estrella de seis puntas, la que no es como se dice comúnmente la estrella de david, sino que es un signo de la kábalah, el ocultismo judío.

 Considerar que el que fue el pueblo elegido aprendió el ocultismo, ‘los secretos de satanás’, como los llamó San Juan en el Apocalipsis, cuando se hallaba esclavo en egipto, y que se perfeccionó en ese ocultismo en el destierro en babilonia.

 Considerar que en las revelaciones a la Santa A. C. de Emmerich sobre el antiguo testamento, explica El Señor cuál fue el origen del culto a los demonios en babilonia y egipto, la función que desempeñaron déceter y semiramis al respecto, y luego ver que el pueblo elegido anteriormente, pasó por esos lugares oscuros, donde quienes adoraban a satanás acabaron por elegirlo, y quienes deseaban adorar a Dios, pudieron purificar su Fe y perfeccionarla.

 Hoy en día babilonia es el mundo, así como lo son las mismas religiones plagadas de falacias, mentiras, y sumidas en vicios, ambiciones, perversiones, faltas o carentes totalmente de Espíritu.

 En medio de este mundo, ‘globalizado’, o sea gobernado dictatorialmente por una banda de mafiosos, delincuentes, hijos de satanás, quienes adoran al adversario pueden perfeccionarse en sus misterios, pero, quienes quieran elegir a Dios, podrán llegar a ser verdaderos hijos de Dios por la perseverancia y el crecimiento en el amor y en la Fe Verdadera.

 Lo que simboliza esa estrella de seis puntas, entre otras cosas, es el trono elevado, construido, erigido al ‘gran hermano’, satanás, en el mundo, por ello el triángulo hacia arriba, mientras que el triángulo invertido, da a entender que el poder viene desde el vértice inferior, de allá abajo, del infierno, es un real esfuerzo por sacar a satanás del pozo del abismo, de la caverna mas profunda y asentarlo sobre la tierra para hacerlo adorar.
..................
5.- REBELDES Y RESENTIDOS AL SERVICIO DEL ADVERSARIO

 La brujería nació con déceter y fue perfeccionada por su hija semiramis, (detalles al respecto leer en las Revelaciones a la Santa A. C. de Emmerich sobre el antiguo testamento), de ahí que se estableciera en babilonia, fundada por la madre y en egipto donde la propagó la hija.

 Estando el que fue el pueblo elegido esclavo en egipto, aprendió el ocultismo, y lo perfeccionó en babilonia durante el destierro, al ocultismo judío, se lo conoce como ‘kabalah’. Éste estaba reservado a ciertos ‘iniciados’, y son ‘los misterios de satanás’ que menciona San Juan Evangelista en el Apocalipsis.

 Tales misterios, y tal ocultismo, eran reservados para las élites del poder, en principio gobernantes y sacerdotes, y luego sacerdotes. Esto no cayó en desuso, sino que se propagó en el tiempo, y son los misterios enseñados por la masonería. (Sobre ésta puede leerse el informe de un cardenal llamado, ‘descorriendo el velo’).

 Ha logrado la masonería unida a la nobleza hacerse con el control del mundo, tener el dominio mundial, concretar la venganza contra Dios, o sea, prescindir de Él, conseguir lo que quería, y como Dios no se lo dio, adoraron a satanás para conseguirlo.

 Desesperado por ser adorado, satanás supo que podía contar con los sionistas, pues no todo judío es sionista, ni todo sionista es judío, para concretar su venganza contra Dios, ser adorado en su lugar, imponerse como dios de la humanidad.

 Notar que, tanto el adversario, como el movimiento sionista, tienen el mismo objetivo, oponerse a Dios y controlar la creación haciéndose adorar en su lugar, de donde es claro lo que hacen, buscan y ‘construyen’, que es el reinado de las tinieblas, el imperio de un verdadero culto a satanás, a la oposición y rebeldía vengativa y orgullosa contra Dios.

 Entra en el mismo camino de perdición todo aquel que en su vida personal, pretende vivir egoístamente, para hacerse adorar, para conseguir la satisfacción de su ego convirtiéndose en adorador de sí mismo, esclavo de esa maldita imagen por la que quiere creer que es dios y merece ser adorado y reconocido como tal.

 Todos tenemos frustraciones, desilusiones, desencantos, y son las cosas que sirven para liberarnos del orgullo, matar la ambición y aprender que no somos dioses, son las oportunidades para vencer a los caprichos y lograr una liberación del abismo desolado que crece y fermenta en el interior de las almas que no aman a Dios, que no lo obedecen y que en definitiva, ni se aman a sí mismas porque no quieren su propio y Verdadero Bien.

 El problema es que, como el que fue el pueblo elegido, no desistimos de nuestras ambiciones, caprichos y delirios de orgullo, no renunciamos a nosotros mismos, sino que seguimos buscando, terca, testaruda y caprichosamente satisfacer las ambiciones y sostener los delirios.

 Queremos creer que somos dioses, señores, y que debemos ser adorados como tales, queremos creer y hacer creer a otros que somos superiores, y que por ello merecemos ser obedecidos, cuando la verdad es que todo esto es fantasía, orgullo, delirio, capricho.

 Queremos semejantes cosas, como satanás, porque tenemos miedo, porque estamos preocupados por nosotros, porque somos carentes de Fe, unos desamorados cobardes solo preocupados por sí mismos, verdaderas prostitutas histéricas que solo saben hacer escándalo, escenas de celos, protestar y quejarse porque no son tomadas en cuenta, reconocidas, adoradas.

 Lo mismo ocurre con todo el que no quiere adorar a Dios, confiar en Él, creer en su Amor, y es así que naciones, pueblos, religiones, etc., acaban por convertirse en prostitutas que blasfeman contra Dios, que se oponen  a Él, que buscan caprichosamente satisfacerse a sí mismas, concretar sus venganzas y obtener satisfacción para sus caprichos y ambiciones.

 De esta manera tanto almas, como grupos de almas, se pierden en el mundo peleando contra Dios capitaneadas por satanás, porque él es el que reina sobre quienes no aman a Dios, no lo aceptan y no lo obedecen, sobre aquellos que se eligen a sí mismos y quieren seguir siempre adelante con la satisfacción de sus caprichos y ambiciones, demostrando que, aunque hablen de Dios, se adoran a sí mismos, son presas de su orgullo y esclavos del inútil de satanás que los usa para convertirlos en soldados suyos contra dios.

 Todo el que no ha renunciado a sí mismo, a su ambición o capricho, es un rebelde, un maldito hijo del adversario que solo sabe preocuparse histéricamente por sí, y que es fácilmente manipulable por el enemigo mismo y opuesto a Dios, incluso aunque harte hablando de Dios todo el tiempo, o mas bien finja hablar sobre Dios, pues en realidad habla de sí como el fariseo que oraba de pie en el frente de la sinagoga alabándose, recomendándose ante Dios y criticando al publicano que se golpeaba el pecho y pedía perdón.

 Entonces, usa el enemigo a almas y grupos de almas contra Dios seduciéndolas al hacerse adorar él como dios al fingir que da y puede dar lo que quieren, aquello que Dios no les da, volviéndolas totalmente rebeldes, renegadas y convirtiéndolas en prostitutas suyas en desafío y provocación contra Dios.

 Considerar que, si Dios no da algo, si no quiere o no permite una determinada cosa, es un Padre educando a sus hijos, no es un caprichoso, ni es un rebelde, nosotros queremos verlo-considerarlo como rebelde, pues suponemos que Dios nos debe hacer caso, comportarse servilmente y adorarnos, demostrando que somos unos delirantes, miedosos, cobardes y faltos de Fe. Algunos lo hacen directamente, otros indirectamente cuando esperan que su imagen sea adorada por Dios, olvidándose de adorar a Dios.
..................
6.- TRAIDOR POR NATURALEZA

 Considerar que los espíritus impuros, son espíritus del adversario, por ello, si hay impurezas en nosotros, estamos aceptando dones del perverso, del enemigo, y es así como nos asocia a él y le pertenecemos.

 Tanto mas grave es la situación si lo que tenemos no son solo los siete vicios capitales, sino si tenemos también ambiciones, perversiones, depravaciones, orgullo, odio visceral, etc.

 No siempre da sus inmundicias tal y como son, sino que lo hace disfrazándolas como convenientes, necesarias, urgentes, o sumamente útiles, porque en esto él huye de su vergüenza queriendo ser aceptado y adorado por lo que dice ser y no por lo que es en realidad.

 Tiene vergüenza porque sabe en el fondo lo que es, lo vio y supo, y no puede olvidarlo, pero, se esfuerza por ver, creer y hacer creer todo lo contrario, de ahí es que cuide enfermizamente su imagen hasta volverse esclavo de ella, y también es de ahí que procede el perseguir a todos en el mundo para hacerse reconocer, adorar y servir por lo que dice ser y quiere creer que es.

 No le dice a un alma directamente, ‘vamos a pecar’, o, ‘vamos a depravarnos, corrompernos y desenfrenarnos volviéndonos abominables con nuestro comportamiento infernal’, (salvo que el alma sea ya resentida, renegada, corrupta, viciosa y le consienta salir de ronda corrompiéndose aun mas), lo que hace es ofrecer sus abominaciones como algo seductor, tentador, atrayente.

 Apela a la ambición de las almas, por ello es que tiende trampas, sabe lo que cada uno quiere o puede llegar a querer, y no sabiéndolo, le infunde miedo al alma y la hace preocuparse por sí, buscando de esta manera que reaccione buscando seguridad, y ofreciéndose él como salvación, seguridad, protección.

 Tales cosas son diferentes para todos, pero, en general son comunes si se consideran naciones por ejemplo. Una crisis económica provoca igual reacción en muchos, y es ahí donde se ofrece como el salvador, dice tener poder y capacidad de solucionar tal problema que agobia a las almas.

 Si algo hemos aprendido con tantas crisis económicas es que no son ‘naturales’, sino que son provocadas apropósito por quienes quieren controlar una nación y practicar una depradación infernal de sus recursos imponiendo gobernantes títeres que ejecuten sus planes.

 Notar que siempre ocurre lo mismo, el pueblo se ve sometido a la crisis económica, aplastado por el hambre y las pestes que surgen, mientras que los cerdos que gobiernan, como los de la novela, “Rebelión en la granja”, de G. Orwell, siempre engordan a pesar de no producir y no trabajar.

 Los ‘ocupantes-gobernantes’, esos que se fingen democráticos pero son dictadores impuestos por una fingida revolución, se encargan de cumplir el plan de los dictadores mundiales, de los que han suplantado a Dios al servicio de ‘su majestad’, satanás. Tales planes consisten en oprimir al pueblo matándolo de hambre, pestes, guerras internas, se encargan de mantener el orden interno y de desmantelar completamente el estado, destruyendo la nación y saqueando los recursos para que sigan engordando los cerdos dominantes del mundo al servicio satanás.

 Entonces los dueños ladrones del mundo, que son dueños de lo que los excita tanto, el oro, el dinero, las finanzas, provocan una crisis económica que fingen poder solucionar luego, pero que es solo la pantalla para realizar un golpe de estado y adueñarse de la nación convirtiéndola o reduciéndola a la esclavitud del nuevo orden mundial.

 No desinteresa solucionar la crisis que ellos mismos han provocado, de hacerlo, tendrían que salir, y es a esto a lo que debemos llegar, el adversario se ofrece como salvador, pero es un anticristo que viene a hacerse adorar, a constituirse en dueño, un cerdito solo preocupado por ser adorado y tomado en cuenta al que no le importa solucionar los problemas que él mismo provoca a las almas.

 Solo le interesa meterse en las almas, ocupar la casa, alimentarse devorando al alma misma como el parásito-zángano-sanguijuela que es, un verdadero depredador espiritual que corrompe, estropea, arruina y destruye.

 Se preocupa por lograr ser amado, adorado, aceptado, visto, tomado en cuenta, porque eso es lo que quiere, lo que siempre quiso, y es así que ofrece, da y promete, pero, no esta dispuesto a cumplir nunca, solo y simplemente porque su única y exclusiva preocupación es él mismo, su ego-orgullo, conformarse a él, nunca a nadie.

 Finge conformar a otros, pero, la verdad es que los usa, porque solo piensa en él mismo, no se interesa por mas nada, ni nadie que él mismo.

 Así es que es un maldito traidor, siempre ha traicionado y siempre va a traicionar, y esto lo aprenderán por amarga experiencia los que lo han adorado y elegido, verán que al final están haciendo lo que él quiere perdiendo su vida en el mundo, y perdiéndose para toda la eternidad.

 ¿Llegarán a abrir los ojos algunos?, algunos tal vez, pero no muchos, y menos aun todos, porque ciega, encandila, seduce y engaña el estafador, el chanta, el embustero del adversario, el que es un maldito traidor por naturaleza, no por haber sido creado así, sino porque renegó de dios, lo traicionó, y al final, se traicionó a él mismo.
..................
7.- LA FE ES DONDE Y CUANDO ÉL NOS LA PIDE TENER

 Debemos perderle el miedo al adversario, aunque, no perder el tiempo desafiándolo, provocándolo o peleando contra él, simplemente, hay que ignorarlo, tanto cuando quiere seducirnos, como cuando quiere intimidarnos, porque es un maldito chanta embustero charlatán.

 Si toda su preocupación es él mismo, ser adorado, tomado en cuenta, lo vencemos cuando lo ignoramos, cuando hacemos lo que Dios hace, es decir, considerarlo como no existente, dejándolo que se hunda y pudra en él mismo, que se ahogue y pierda en sus berrinches.

 Si le impedimos hacer lo que quiere hacer, como el maldito cedo caprichoso y rebelde que es, se emperra mas, se empecina y lo hace con mas desafío, provocación, maldad, grosería.

 Ignorándolo, como Dios hace, debemos aprender a prestar total y exclusiva atención a Dios, colaborando en lo que Él hace y quiere hacer, siguiéndolo en El Camino de la Revelación de Su Voluntad, porque ahí es donde amamos a Dios en Verdad, donde lo adoramos, donde nos amamos al querer Nuestro Verdadero Bien, y donde también amamos al prójimo como a nosotros mismos, pues le posibilitamos al Señor estar Vivo en y entre nosotros para Verdadero Bien de muchos.

 El Señor viene a librarnos del adversario, Él lo Ha Vencido y Vence, por ello, tenemos que buscar a Dios, recibir al Señor, aceptarlo en su Revelación-Venida para vencer al enemigo.

 El combate que libra el adversario es siempre buscado ser adorado, visto, llamando la atención como un nene celoso y preocupado por sí, y no podemos librarnos de su acoso-persecución, porque es insidioso y mas pesado que una mosca, solo El Señor puede Vencerlo, y nosotros lo vencemos con y por Él cuando buscamos a Dios.

 Buscamos a Dios cuando Buscamos-Discernimos Su Voluntad, queriéndola aceptar, queriendo Que Él La Haga, Que Triunfe y Reine.

 Por mas que hablemos de Dios o que hablemos hasta en contra del adversario, si no obedecemos a Dios, lo tenemos adentro, estamos llenos de orgullo-amor propio, preocupados por nosotros y desesperados por lograr ser adorados.

 Es obsesivo, desesperado, y ni aun logrando ser adorado al conquistar por completo a un alma, se queda conforme o satisfecho, pues al conseguir controlar un alma en forma completa, o sea cuando la vuelve orgullosa, preocupada por sí y olvidada de Dios, le surge el miedo de perderla, entonces, vuelve a pensar en sí mismo con preocupación, angustia, hundiéndose mas y mas.

 Esa esta también la causa por la que no conseguimos lo que queremos, no nos conviene, porque si lo conseguimos por ambición, por cuenta propia, y con el concurso del adversario, luego tendremos miedo de perderlo y los que nos acabaremos por perder hundidos en la preocupación por sí, somos nosotros mismos.

 Acá esta el lugar para la verdadera Fe, el momento para confiar en Dios, no valerse por sí mismo ni en lo que queremos, ni en lo que no queremos, sea que se trata de conseguir o de evitar, etc., aprendiendo a obedecer a Dios, a confiar en El Señor y a tenerle paciencia a Dios respetándolo aceptándolo como Dios.

 La tentación del adversario es hacernos creer que Dios abandona o traiciona, porque eso es lo que provoca mas miedo y preocupación por sí que cualquier otra cosa, pero, nos quiere hacer creer esto porque solo le interesa que le creamos a él y lo elijamos, a vez que imponernos que reneguemos de la fe.

 Considerar también, que estamos colaborando con Dios para bien de muchos, no para un beneficio propio, personal, que también sería egoísmo, egolatría, orgullo, etc., estamos en un tiempo en el Que El Señor Pasa purificando, por ello, no solo debemos amar y perdonar, sino ayudar a amar a otros a que crezcan en el amor en comunión con Dios.

 Los ayudamos con el ejemplo antes que con palabras, y mas que nada con un verdadero y oculto sacrificio de nosotros mismos, pues cuando se vean horriblemente tentados para odiar a Dios y a otros, soportamos parte de su carga para que sean aliviados y no sucumban, para que sigan amando a Dios, creyendo en Él, confiando y para que no odien a los que se ven tentados de odiar.

 Soportamos su carga porque unidos al Señor la compartimos, incluso somos odiados, maldecidos y perseguidos por los mismos a los que les hacemos le bien y es ahí donde también El Señor logra semejanza con Él, no solo para que crezcamos y maduremos en el amor, sino también para que otros puedan verse liberados de la presión del adversario y de su orgullo y no cedan a la tentación del odio.

 Puede se que nos odien a nosotros, pero, en ese camino aman donde Dios los prueba, porque venimos a ser como una descara a tierra, o pan vivo que éstos consumen para poder seguir amando donde deben, en su frente de batalla personal.

 No somos todos iguales, no todos tenemos el mismo miedo, ni la misma prueba en el amor, pero, unidos a Dios, al Señor, podemos ayudar a otros soportando su carga para que después, puedan no odiar donde deben amar, porque el enemigo quiere hacerlos cerrarse ahí, odiar ahí y que eligiéndose a sí, pasen a las tinieblas, o sea a no amar, cayendo así en sus garras.

 No tenemos que hacer que nos amen a nosotros, sino colaborar para que cada uno siga su camino, cumpla con su vocación, ame donde debe, y que responda a Dios donde sea probado, y esto es lo que muchos que dicen saber de religión no han comprendido porque se hacen amar, adorar, aceptar, tomar en cuenta, cuando no se dedican a otros muchos y no menos miserables vicios y perversiones.

 Ayudamos a otros a amar a Dios, a obedecerlo, a que respondan a su vocación, cuando somos fieles a Dios en nuestra vida, cuando respondemos a lo que Él nos pide, pues a la cara propia, añade la de otos que no pueden o no saben como llevarla, tratándose esto de obras espirituales.

 El orgullo es lo que presiona, oprime y obliga a las almas a que no amen, es el propio vacío, el mismo amor propio, la preocupación por sí, la falta de Fe, de atención y colaboración con Dios. Esto es lo que El Señor Viene a purgar, quemar, de lo que nos viene a salvar, liberar, defender y proteger, por ello es que simplemente nos pide Fe, y que le prestemos atención para saber donde.

 No sirve de nada tener Fe donde Él no nos pide Fe, porque eso no es Fe Verdadera, sino fingida, y tenemos Fe donde Él nos la pide, cuando discernimos Su Voluntad y le hacemos caso aceptándolo en eso, venciendo ahí el miedo, la preocupación por sí que se alza desafiante, histérica, queriéndonos imponer que no creamos en Dios o que nos dediquemos a otra cosa.
..................

No hay comentarios:

Publicar un comentario

GRAN AVISO, APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES

GRAN AVISO , APAGÓN EN EL CONO SUR, CONSIDERACIONES 1.- Para meditar: En el domingo de la Santísima Trinidad , Argentina ...