domingo, 22 de septiembre de 2013

RETRATO DE UN CERDO, satanás



RETRATO DE UN CERDO, satanás

 Es un maldito envidioso el adversario, esta siempre mirando, observando, espiando, lo que Dios hace y lo que da a la humanidad. Esto no es de ahora, no es algo nuevo, viene desde el principio, desde que eligió convertirse en adversario de Dios y de la humanidad.

 No mira mas que aquello que Dios da o quiere dar a la humanidad, el cerdo ambicioso lo quiere todo para él, considera que todo le pertenece y le debe ser dado, simplemente porque lo quiere, porque es insaciable e inconformable, porque se ha convertido en un maldito cerdo envidioso.

 No tiene límite su ambición, debido a que la ha lanzado a lo infinito al dedicarse a satisfacerla siempre y sin cesar no considerando siquiera que al procurarle satisfacción, lo único que obtiene es multiplicarla para solo pasar a desear el doble de lo que antes de satisfacerse deseaba.

 Si a su insaciable ambición envidiosa agregamos la de aquellos que se convierten en suyos en el mundo, continúa multiplicándose sin medida alguna la ambición insaciable. Considerar las almas que han pasado por el mundo, ver la ambición de todas expresada en el mundo y dejada como herencia que cae en esta generación incrédula y desamorada golpeándola como una ola gigantesca propia del mas grande maremoto.

 Siempre esta mirando lo que quiere, lo que otros tienen, lo que él no tiene, y ahí odia, se envenena y enfurece, convirtiéndose por ello en un horrendo y maldito resentido insoportable, ahí genera el odio, su asqueroso veneno que vomita sobre la humanidad azotándola, castigándola y haciéndola padecer.

 No consideró nunca lo que él debía dar, se convirtió a él mismo en un nene celoso-caprichoso-ambicioso que solo miró siempre lo que deseaba sin cesar, quejándose, maldiciendo, protestando y renegando por lo que no tiene y desea sin pensar siquiera una vez en que debía dar algo.

 Siempre se lamenta, queja, odia a sí mismo por lo que no tiene, pero no mira nunca lo que no da, lo que no hizo, solo mira que a él no se le dio y que no lo tiene, entonces se envenena y se cree habilitado para odiar, tanto a Dios a quien acusa por no dárselo, como a quien tiene eso que envida el puerco asqueroso infernal porque lo desea para él.

 No tuvo ni tiene nada, simplemente porque nunca dio nada, solo se dedicó y dedica a satisfacerse, a tratar de llenarse, conformarse y saciarse.

 En su supuesta inteligencia, el chanchito que se vanogloría de ser grande, importante, perfecto y que para conformar a la prostituta de su propio orgullo y vanidad, hasta dice ser mas que Dios, no quiso ver, entender, considerar, etc., que solo se tiene lo que se da, no lo que se recibe, y mucho menos lo que se exige, saca, roba, saquea o es producto de algún tipo de ilícito.

 Lo que se obtiene fraudulentamente, se pierde instantáneamente.

 No quiso ver, ni le interesa hacerlo tampoco, que solo podemos tener lo que damos, que se cosecha la siembra, que si no damos, no recibimos, su orgullo le impidió ver la mas simple y coherente verdad, solo porque quiso ser un obtuso caprichoso ambicioso.

 Es un terco delirante de soberbia, un maldito orgulloso insoportablemente engreído, quiere algo y no descansa hasta obtenerlo, es insaciable, un cerdo envidioso que siempre esta mirando en derredor para llegar a ver lo que otros tienen simplemente para quererlo él, reclamarlo, exigirlo, ambicionarlo, desearlo.

 De ahí se levanta, pues es para lo único que intenta moverse el cerdo, brama como la bestia que es y exige a sus súbditos no menos idiotas que se lo consigan, obtengan, concedan, y es ahí donde sus hijos, adoradores y siervos, aquellos que se excitan con el oro y deliran por el poder en el mundo, trabajan para concederle todos los gustos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PRESIDENTES ARGENTINOS DESDE EL ’83 Y SUS SIMILITUDES CON JUDAS Y SU DESCENSO AL INFIERNO

PRESIDENTES ARGENTINOS DESDE EL ’83 Y SUS SIMILITUDES CON JUDAS Y SU DESCENSO AL INFIERNO Mas allá de todos los vicios y defecto...